¿Debemos finalizar el TAVI con marcapaseo auricular en algunos pacientes?

Gentileza del Dr. Carlos Fava.

Los beneficios del TAVI son bien claros, pero el implante se realiza muy cerca del nódulo A-V, haz de His y de la rama izquierda del sistema de conducción. Esto hace que sea necesario el implante de un marcapaso definitivo (MPD) luego del implante o de una cirugía de reemplazo valvular aórtico.

¿Debemos finalizar el TAVI con marcapaseo auricular en algunos pacientes?

Si bien en el último tiempo se han desarrollado estrategias para disminuir la necesidad de MPD,  aún no está del todo demostrado quiénes los requerirían. En ese sentido, no contamos con un test rápido y seguro que establezca qué pacientes lo necesitan, debido a que en la actualidad solo disponemos de criterios de riesgo, tales como el bloqueo completo de rama derecha, nuevo bloqueo de rama izquierda, bloqueo A-V completo durante el procedimiento, calcificación severa y el tipo de válvula utilizada.

En este estudio, luego de finalizar el implante de la válvula en los pacientes, se retiró el catéter de marcapaso que se encontraba en el ventrículo derecho y se lo colocó en la aurícula derecha. Se realizó marcapaseo auricular de 70 latidos/min a 120 latidos/min o hasta que se observó bloqueo A-V completo. El fenómeno de Wenckebach fue definido como una prolongación del PR durante el marcapaseo hasta que se producía el bloqueo completo del QRS.

Se incluyeron 284 pacientes. De ellos, 130 presentaron fenómeno de Wenckebach.


Lea también: Válvula tricúspide ¿Es factible realizar tratamiento percutáneo en pacientes con marcapasos definitivo?


Los dos grupos fueron similares: la edad fue de 81 años, 45% mujeres, 32% diabéticos y no hubo diferencias en la clase funcional. El STS fue de 5.6. La presencia de estadio final de la función renal fue más frecuente en los que no presentaron fenómeno de Wenchebach (3.2% vs. 0% p=0.0032), y la presencia de bloqueo A-V de primer grado fue más común en los que presentaron fenómeno de Wenckebach (36.7% vs. 16.8%; p < 0.001).

No hubo derrame pericárdico ni taponamiento ni otro tipo de complicaciones durante el marcapaseo auricular. Tampoco hubo diferencias en las complicaciones a 30 días entre ambos grupos. 

La necesidad de marcapaso definitivo a 30 días fue mayor en los que presentaron fenómeno de Wenckebach (13.1% vs. 1.3% p<0.001), con un valor predictivo negativo de marcapaso definitivo del 98.7%.


Lea también: TAVI y marcapasos, nuevas estrategias


La necesidad de marcapaso definitivo fue mayor en balón expandibles (15.9% vs. 3.7%; p < 0.001), pero fue muy baja en aquellos que no presentaron dicho fenómeno (2.9% and 0.8%).

Conclusión

El marcapaseo auricular luego del TAVI es fácil de realizar y puede identificar pacientes que quizás se beneficien con el monitoreo del ritmo durante un período de tiempo. Los pacientes que no desarrollaron fenómeno de Wenckebach durante el marcapaseo inducido presentan una muy baja probabilidad de requerir marcapaso definitivo 

Gentileza del Dr. Carlos Fava.

Título Original: The Utility of Rapid Atrial Pacing Immediately Post-TAVR to Predict the Need for Pacemaker Implantation.

Referencia: Amar Krishnaswamy, et al. J Am Coll Cardiol Intv 2020;13:1046-1054


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?

Su opinión nos interesa. Puede dejar su comentario, reflexión, pregunta o lo que desee aquí abajo. Será más que bienvenido.

*

Top