SOLVE-TAVI a un año de seguimiento: válvula autoexpandible vs balón expandible y anestesia general vs local

El ambicioso estudio SOLVE-TAVI (que será publicado próximamente en JACC) intenta responder dos de las preguntas más importantes que nos hacemos cuando enfrentamos un TAVI: ¿qué valvula elegimos? ¿una autoexpandible o una balón expandible? Y una vez elegido el dispositivo, ¿realizamos el procedimiento con anestesia general o bajo sedación consciente?

Sedación consciente vs anestesia general en el TAVI

El SOLVE-TAVI ya había mostrado que a 30 días no existían mayores diferencias entre los dispositivos o las estrategias de anestesia. Ahora, con más de un año de seguimiento, esperábamos con ansias los resultados.

Utilizando un modelo factorial de 2×2 se randomizaron 447 pacientes de riesgo intermedio o alto con estenosis aórtica severa sintomática a TAVI por acceso femoral con la prótesis autoexpandible Evolut R vs la prótesis balón expandible Sapien 3. Dado el modelo de 2×2, a la vez se randomizó a anestesia general vs sedación consciente. 

Cuando se compararon los dispositivos, la tasa del punto final combinado (muerte de cualquier causa, stroke, leak paravalvular moderado a severo y necesidad de marcapasos permanente) resultó similar entre ambas prótesis a un año de seguimiento (38.3% vs 40.4%, HR 0.94, IC 95% 0.7 a 1.26; p=0.66).

Con respecto al tipo de anestesia, los resultados nos dejan el mismo sabor insípido: la anestesia general resultó similar a la sedación consciente en cuanto al punto final combinado de muerte de cualquier causa, stroke, infarto de miocardio e injuria renal aguda (25.7% vs 23.8%, HR 1.09, IC 95% 0.76 a 1.57; p=0.63).


Lea también: TCT 2018 | SOLVE-TAVI: autoexpandible vs balón expandible y anestesia general vs local en un mismo estudio.


Probablemente, para la enorme mayoría de los pacientes la elección de la válvula o el tipo de anestesia todavía pase por la experiencia de cada operador y equipo. Sin embargo, existen diferencias sutiles de subgrupos que pueden inclinar la balanza hacia una u otra válvula como también al tipo de anestesia.

Conclusión

En pacientes de riesgo intermedio o alto que reciben TAVI transfemoral no se observaron diferencias al año entre las actuales generaciones de la válvula autoexpandible y la válvula balón expandible. Los tipos de anestesia tampoco mostraron diferencias significativas en el mismo período de tiempo.

Título original: Impact of Anesthesia Strategy and Valve Type on Clinical Outcomes After Transcatheter Aortic Valve Replacement.

Referencia: Hans-Josef Feistritzer et al. J Am Coll Cardiol. 2021 May, 77 (17) 2204–2215.


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?

*

Top