pacientes articles

El desempleo puede afectar la salud cardiovascular

El desempleo puede afectar la salud cardiovascular

La obesidad, el cigarrillo, la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes, principales responsables de más de 17 millones de muertes por infarto al año en el mundo, ahora se incluye a esta lista la pérdida o precariedad del empleo. Aunque no existen investigaciones significativas al respecto, el doctor Mauricio Torres, especialista en salud ocupacional

Bajan menos de lo esperado las muertes por enfermedades del corazón

La muerte por enfermedades cardiovasculares sigue golpeando fuerte en la Argentina. Durante la última década, la tasa de mortalidad por esos trastornos, que incluyen infartos, ataques cerebrovasculares, hipertensión y arritmias, sólo bajó el 6%, según el registro de estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación. En la década anterior, esa tasa en baja

La ingesta de calcio no afecta la salud cardiovascular

Médicos especialistas sostienen que no hay excusa válida para suspender la ingesta de calcio o los suplementos de ese mineral y que toda persona debe consumir entre 500 y 1.000 miligramos diarios para evitar la osteoporosis y, en consecuencia, el peligro de fracturas.  La controversia que señalaba que la ingesta de calcio favorecía la formación

Los vegetarianos tienen menor riesgo cardiovascular

Un estudio británico mostró que los vegetarianos tienen un riesgo de sufrir enfermedades vasculares un 32 por ciento menor. La investigación en 45.000 hombres y mujeres señaló que también era menor el riesgo de diabetes y bajaba el índice de masa corporal, que expresa el sobrepeso y la obesidad. Los resultados muestran el importante papel

Desarrollan un gel inyectable que estimula la regeneración del corazón tras un infarto

Bioingenieros de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) han demostrado en un estudio en cerdos que un nuevo hidrogel inyectable puede reparar daños causados por ataques al corazón, ayudar a crecer el nuevo tejido y los vasos sanguíneos y el corazón. Los resultados del estudio, publicados en la revista ‘Science Translational Medicine’,

Top