Los 10 mandamientos de las nuevas guías sobre enfermedad periférica de la ESC

Los autores realizan un resumen muy ameno de los puntos más importantes de las nuevas guías sobre diagnóstico y tratamiento de la enfermedad vascular periférica. Esperamos que la enumeración de lo más importante en 10 puntos a la manera de los “mandamientos” les evite la siempre tediosa tarea de leer una guía completa.

Los 10 mandamientos de las nuevas guías sobre enfermedad periférica de la ESCEn enero de 2018 la nota de los 10 mandamientos sobre las nuevas guías de infarto obtuvo miles de lecturas, por lo que es, obviamente, una temática que nos interesa. Sin embargo, la enfermedad vascular periférica siempre ha quedado relegada en nuestro interés, nuestro tiempo, nuestra habilidad y, en definitiva, en nuestra capacidad de aliviar a nuestros pacientes. Esperamos que este artículo se lleve tantos o más clicks que los mandamientos en el IAM.

 

  • Los centros de salud deben contar con un equipo vascular multidisciplinario para tomar las decisiones en los pacientes con enfermedad vascular periférica.

 

  • Todos los pacientes con cualquier presentación de enfermedad vascular periférica están en riesgo de eventos cardiovasculares y muerte. Es mandatorio utilizar la mejor terapia médica en prevención secundaria que debe incluir a las estatinas.

 

  • La terapia antiplaquetaria está indicada en todos los pacientes con enfermedad carotidea más allá de los síntomas o la necesidad de revascularización. En el caso de angioplastia carotidea se recomienda al menos 1 mes de doble antiagregación.

Lea también: Lo nuevo de las nuevas guías Europeas en enfermedad vascular periférica.


  • La mayoría de los pacientes con enfermedad carotidea sintomática van a obtener el máximo beneficio de la revascularización si esta se realiza dentro de los 14 días del evento índice.

 

  • En pacientes con enfermedad carotidea asintomática (estenosis entre el 60-99%) se debe considerar la cirugía en presencia de: stroke o accidente isquémico transitorio contralateral, imágenes compatibles con stroke silente ipsilateral, embolización espontánea en el Doppler transcraneal, placas blandas ecolúcidas o hemorragia intraplaca. Estas características pueden estar asociadas a un incremento del riesgo de stroke ipsilateral y la intervención debe realizarse en un centro que pueda documentar un riesgo de muerte/stroke <3% en pacientes con una expectativa de vida superior a 5 años. La angioplastia carotidea es una alternativa válida a la cirugía.

 

  • En pacientes con enfermedad renal aterosclerótica, la revascularización no está indicada dado que no mejora el control de la tensión arterial o los eventos vasculares. Con escasas excepciones, el tratamiento médico con anti hipertensivos, antiplaquetarios y estatinas siguen siendo la piedra angular del manejo de los pacientes con enfermedad aterosclerótica renal.

Lea también: El marcapaso definitivo continua siendo el tendón de Aquiles del TAVI.


  • En la isquemia crónica de miembros inferiores se especifican los patrones clínicos con factores que ponen en riesgo la viabilidad del miembro afectado. El riesgo se estratifica de acuerdo a la severidad de la isquemia, heridas e infección. El reconocimiento precoz de las heridas y las infecciones es mandatorio para salvar al miembro afectado.

 

  • En pacientes con enfermedad de los miembros inferiores las imágenes anatómicas siempre deben ser analizadas en conjunto con los síntomas para tomar la decisión de tratamiento.

 

  • La enfermedad multi-arterial es común y puede ir desde un 10-15% en pacientes con enfermedad coronaria confirmada hasta un 60-70% de aquellos con enfermedad carotidea o de los miembros inferiores. La enfermedad en múltiples territorios vasculares obviamente empeora el pronóstico, sin embargo, no hay evidencia de que la búsqueda sistemática de enfermedad en territorios asintomáticos pueda mejorarlo.

 

  • La enfermedad coronaria, la insuficiencia cardíaca y la fibrilación auricular se asocian frecuentemente y empeoran el pronóstico. En pacientes con enfermedad vascular periférica estable que además presenten fibrilación auricular, la anticoagulación es prioritaria y suficiente en la mayoría de los casos. En el caso de una revascularización endovascular reciente en pacientes con fibrilación auricular, se debe considerar la combinación de anticoagulación y antiplaquetarios de acuerdo al balance del riesgo trombótico/hemorrágico. El período de tratamiento combinado debe ser lo más corto posible.

Título original: The ‘Ten Commandments’ of 2017 ESC Guidelines on the Diagnosis and Treatment of Peripheral Arterial Diseases.

Referencia: Aboyans V et al. Eur Heart J. 2018 Mar 1;39(9):722.


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?








Su opinión nos interesa. Puede dejar su comentario, reflexión, pregunta o lo que desee aquí abajo. Será más que bienvenido.

*

Top