Comienza a surgir evidencia positiva para la “válvula olvidada”

La insuficiencia tricuspídea es frecuente y la mayoría de las veces es secundaria a la dilatación del ventrículo derecho y el anillo tricuspídeo. La insuficiencia tricuspídea moderada a severa se ha relacionado a un aumento de la mortalidad, aunque históricamente esta válvula ha quedado relegada en importancia con respecto a las otras tres.

 Comienza a surgir evidencia positiva para la “válvula olvidada”

La reparación quirúrgica de la tricúspide tiene buenos resultados, pero casi exclusivamente se realiza en el contexto de la reparación de alguna de las otras válvulas. En este sentido, su reparación aislada es infrecuente y no exenta de riesgos, debido a comorbilidades como la disfunción del ventrículo derecho, hipertensión pulmonar y cirugías cardíacas previas.

 

El sistema FORMA (Edwards Lifesciences, Irvine, California) es un dispositivo que actúa de superficie para que la válvula coapte mejor y se reduzca el orificio regurgitante.


Lea también: Reparación de la válvula tricúspide con la técnica del Mitra Clip”.


El trabajo incluyó 18 pacientes que recibieron este nuevo dispositivo en tres centros diferentes, consiguiendo el éxito técnico en 16 (89%). Los procedimientos que no fueron exitosos se debieron a la perforación del ventrículo derecho que requirieron cirugía o a la embolización del dispositivo.

 

A un año no se observaron muertes, arritmias significativas, infecciones del dispositivo o embolizaciones del mismo. En los 14 pacientes con implante exitoso y seguimiento a un año se observó una mejoría significativa de la clase funcional y un aumento de 84 metros en el test de la caminata de los 6 minutos.


Lea también: “VIVA post-market study: El “valve in valve” suma más evidencias”.


La ecocardiografía mostró una reducción de la insuficiencia tricuspídea de severa antes del procedimiento a moderada o menos en el 69% de los pacientes a 30 días y en el 46% de los pacientes a un año. Los diámetros del anillo tricuspídeo y del ventrículo derecho también se redujeron a un año (de 45.7 ± 4.8 mm a 42.1 ± 4.4 mm, p=0.004 y de 54 ± 5.3 mm a 49.9 ± 4.3 mm, p=0.02, respectivamente).

 

Conclusión

El implante del dispositivo FORMA en pacientes de alto riesgo con insuficiencia tricuspídea severa se mostró factible y con buenos resultados de seguridad a mediano plazo. A un año, a pesar de reducciones variables en el grado de insuficiencia tricuspídea, la mejoría clínica fue clara al igual que la reducción de los diámetros ventriculares.

 

Comentario editorial

El hallazgo principal de este trabajo es la mejoría clínica significativa derivada de la reducción de la insuficiencia tricuspídea y la mejoría de los diámetros a un año. Esta tendencia favorable llevó a una reducción de las hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca. La mejoría se puede objetivar con una reducción de las presiones de llenado de la aurícula derecha y un aumento del gasto cardíaco del ventrículo derecho.

 

Los resultados más modestos del ecocardiograma no se correlacionan con la clínica y la hemodinamia, lo cual podría ser explicado por la dificultad técnica en medir la insuficiencia una vez que está puesto el dispositivo.

 

Título original: Transcatheter Tricuspid Valve Repair With a New Transcatheter Coaptation System for the Treatment of Severe Tricuspid Regurgitation. 1-Year Clinical and Echocardiographic Results.

Referencia: Gidon Perlman et al. J Am Coll Cardiol Intv 2017. Article in press.


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?








Su opinión nos interesa. Puede dejar su comentario, reflexión, pregunta o lo que desee aquí abajo. Será más que bienvenido.

(Visited 2 times, 1 visits today)

*

Top