Entrevistas SOLACI | Dra. Carla Agatiello: “Nuestro objetivo con el Grupo MIL es crear una red de colaboración entre mujeres en todo latinoamerica”

La mayor preponderancia de la mujer a nivel mundial es una realidad incontrastable que viene generando cambios en diferentes esferas de la vida cotidiana. En el mundo de la cardiología intervencionista históricamente la proporción de mujeres en relación a los hombres ha sido muy baja. Sin embargo, este proceso lentamente está comenzando a cambiar, debido a que cada vez más mujeres demuestran interés por la especialidad.

Dra.Carla-Agatiello-operadora
La Dra. Carla Agatiello tiene más de 15 años de experiencia como hemodinamista y es Directora del Grupo MIL.

Desde SOLACI creemos que es muy importante fomentar la participación de la mujer en el campo de la hemodinamia y promover los valores de la igualdad y el respeto en el ejercicio de la profesión. Por eso, en 2017 fundamos el Grupo de Mujeres Intervencionistas Latinoamericanas (Grupo MIL), gracias al incansable esfuerzo de la Dra. Carla Agatiello (miembro de SOLACI y actual Directora del Grupo MIL), y la importante colaboración de directores y ex-directores de Jornadas SOLACI.

En esta ocasión, solaci.org conversó con ella para ahondar en los objetivos y valores del Grupo y, también, para que nos cuente cuáles son las principales dificultades y barreras que afronta la mujer en el ejercicio de la profesión.

– Este año se realizaron diversas actividades con perspectiva de género en el Congreso SOLACI-SBHCI 2019. ¿Qué balances hace de estas actividades y qué conclusiones puede sacar?

Las conclusiones tienen que ver un poco con el estado de situación que ya conocemos. Hasta hace un año y medio no teníamos demasiados datos duros, pero hoy ya tenemos encuestas, datos proporcionados por la SBHCI, etc. que confirman nuestras sospechas: las mujeres intervencionistas somos una minoría inferior al 5% en toda Latinoamérica. Esto es real e irrefutable. Sin embargo, también es importante destacar que prácticamente ninguna de nosotras, mujeres intervencionistas, se ve haciendo otra cosa. Eso es importante, porque a pesar de todos los escollos que tenemos, estamos convencidas de que esto es lo que queremos hacer.

Creo que ahora el próximo paso para hacer que este número acotado de mujeres intervencionistas crezca es ayudar y generar soporte para que más cardiólogas elijan esta especialidad.

– ¿Cuáles son los principales atractivos de la especialidad?

La hemodinamia es una especialidad que, si te gusta, te vas a divertir y la vas a pasar muy bien. Implica mucho trabajo, esfuerzo y múltiples desafíos profesionales, pero también es una profesión que le permite viajar y conocer diversos países a los profesionales que la ejercen. Es duro, pero aún nadie se murió en el intento. Ese es el mensaje que estamos intentando bajar. Por eso creo que el próximo paso debe hacer un fuerte hincapié en el mentorship, promoviendo que tanto intervencionistas hombres como mujeres sponsoreen a cardiólogas y a clínicas para optar por la hemodinamia como especialidad.

¿Cuáles son las problemáticas o barreras que enfrenta hoy la mujer dentro de la cardiología intervencionista?

La primera barrera es tener la oportunidad de elegirlo. Hace poco, desde el Grupo de Mujeres Intervencionistas Latinoamericanas (Grupo MIL) realizamos una encuesta en la que más del 10% de las mujeres encuestadas decía haber sido rechazada en su primera entrevista para un fellowship solamente por el hecho de ser mujer. Por lo tanto, el primer paso es ayudarlas y promover a más mujeres en la especialidad como fellows. En esto creo que también hay un factor cultural muy importante. Es decir, no es algo que vaya a suceder en uno, dos, tres o cinco años. Es un cambio paulatino que va a tardar mucho tiempo hasta que se asiente.

– ¿Y qué medidas o propuestas podrían ayudar a acelerar ese cambio?

Como va a tardar mucho tiempo, creo que sería interesante la idea de establecer cuotas de mujeres en la especialidad. Así como en algunos estamentos políticos existen porcentajes obligatorios de cargos que deben ser ocupados por mujeres, considero que se podría establecer un porcentaje de fellows por país o región integrado por mujeres. En otras palabras, vos podés llenar esa cuota por tener muchos aplicantes o te puede quedar desierto, pero un porcentaje obligatorio debería ser ocupado por mujeres. Creo que ese sería un buen primer paso.

El segundo paso es la promoción para que las mujeres ya formadas tengan la oportunidad de ser promovidas de fellows a medico de planta, a speaker, o a faculty. En esto también se necesita el apoyo de los hombres, que conforman el 95% de la población de hemodinamistas. Es importante que los hombres consideren a las mujeres en ese aspecto. 

– ¿Con qué objetivo se crea el Grupo MIL y cuál es la importancia de trabajar en la unión y el desarrollo de las mujeres intervencionistas en el contexto latinoamericano?

Dentro de poco voy a cumplir 17 años como intervencionista, y en todo ese tiempo entrené solamente a una mujer. Por lo tanto, cuando en 2017 propuse fundar el Grupo de Mujeres Intervencionistas Latinoamericanas lo hice pensando en formar una red de mujeres en networking ayudándose entre sí. Porque somos pocas y entre nosotras ya nos conocemos, y las que tenemos más posibilidades y mayor visibilidad podemos ayudar a aquellas mujeres que tienen menos oportunidades. En ese sentido, las que por ahí fuimos punta de lanza y ya superamos un sinnúmero de obstáculos ahora podemos ayudar a las que vienen atrás, estableciendo una red de colaboración en toda Latinoamérica entre speakers, faculties, fellows, operadoras, etc. La idea no es quedarse en la queja o en el lamento de que somos pocas, sino promover cambios a partir de la acción.

– ¿Y el objetivo es mantener esta red en el contexto latinoamericano o la idea es ampliarla constantemente?

No, de hecho estamos permanentemente en contacto y trabando nuevas relaciones con Europa a través de la European Society of Cardiology (con el apoyo de las Dras. Marie Claude Morice y Martine Gilard) y con Estados Unidos a través del grupo Women as One (encabezado por la Dra. Roxana Mehran). Asimismo, también mantenemos fuertes vínculos con el grupo WISH (Women Interventional in Structural Heart) y su Directora, la Dra. Mayra Guerrero. El objetivo, claro está, es integrar la red latinoamericana de mujeres intervencionistas en el contexto mundial.

Mujeres Intervencionistas en el Congreso SOLACI-SBHCI 2019
Prestigiosas mujeres Intervencionistas de todo el mundo se reunieron en el Congreso SOLACI-SBHCI 2019 – PH: Antônio More / MorePress


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?

Su opinión nos interesa. Puede dejar su comentario, reflexión, pregunta o lo que desee aquí abajo. Será más que bienvenido.

4 Comments

  1. Deborah Nercolini said:

    Carla Agatiello, grande amiga, excelente profissional. Uma mulher de garra e um grande exemplo não só para o grupo MIL, mas também para toda a cardiologia intervencionista da América Latina!

  2. MARIA JIMENEZ said:

    Soy cardióloga intervencionista pediatra y quisiera recibir más información sobre grupo MIL y cómo formar parte de él.
    Gracias.

  3. grace rojas said:

    hola soy cardiologa intervencionista ,deseo actualizarme en nuevos dispositivos en cardiopatia estructural y en angioplastia coronaria,mantenerme actualizada les agradezco la gentileza

    • solaci said:

      Estimada, muchas gracias por su mensaje. La agregaremos a nuestra lista para que reciba nuestros newsletters semanales.
      Saludos cordiales.

*

Top