Suplementos dietarios y dietas que no modifican el riesgo cardiovascular

Los americanos gastan billones en suplementos dietarios cada año, pero la realidad es que este dinero está muy mal gastado según la evidencia de un reciente trabajo publicado en Ann Intern Med.

Nuevas alternativas prometedoras para la insuficiencia mitral

La gran mayoría de la intervenciones sobre la dieta y los suplementos nutricionales, incluyendo multi-vitaminas, selenio y antioxidantes no disminuyen el riesgo cardiovascular o la mortalidad de acuerdo con este gran análisis y revisión sistemática de varios estudios randomizados.

Si se observó un modesto beneficio en la reducción del consumo de sal y en los suplementos de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y ácido fólico.

Por otro lado, la combinación de calcio y vitamina D parece incrementar el riesgo de stroke.

A pesar de las recomendaciones de las guías y de diferentes sociedades sobre la insuficiente evidencia para recomendar estos suplementos, la realidad es que uno de cada 2 americanos consume algún tipo de vitamina o suplemento dietario, y la proporción aumenta con la edad.


Lea también: Ejercicio supervisado y revascularización para claudicación intermitente.


Dada esta realidad, los investigadores quisieron aportar evidencia de calidad que testeara el efecto de los suplementos nutricionales, y para esto incluyeron 9 revisiones sistemáticas y 4 estudios randomizados con un total de casi un millón de participantes. Los datos incluyeron a los estudios VITAL y ASCEND, que investigaron la vitamina D y los omega-3.

Globalmente, se pudo encontrar cierta evidencia de que reducir el consumo de sal tiene un efecto modesto sobre la mortalidad global en personas con tensión arterial normal (RR 0.90; 95% CI 0.85-0.95) y más significativo sobre la mortalidad cardiovascular en sujetos hipertensos (RR 0.67; 95% CI 0.46-0.99).

Adicionalmente, se observó evidencia de “baja certeza” que sugiere que los ácidos omega-3 reducen el riesgo de infarto y enfermedad coronaria.

También con “baja certeza” el ácido fólico parecería disminuir el riesgo de stroke, aunque este beneficio fue conducido básicamente por un único estudio realizado en China.


Lea también: Muchas guías, mucha confusión. Objetivos de presión arterial en añosos.


Finalmente, y con “certeza moderada” el suplemento de calcio y de vitamina D aumentarían el riesgo de stroke (RR 1.17; 95% CI 1.05-1.30).

Ningún otro suplemento incluyendo vitaminas A, complejo B, C, D o E, antioxidantes, hierro u otras intervenciones en la dieta (incluyendo reducir el tenor graso) tienen impacto sobre la mortalidad o los eventos cardiovasculares, ni para bien, ni para mal.

La enorme mayoría de la gente está malgastando su dinero en vitaminas comprando suplementos vitamínicos en la farmacia cuando sería mucho más racional y barato comprar las vitaminas en la verdulería.

La sorpresa fue la falta de impacto de la “dieta mediterránea” dado los resultados del estudio PREDIMED, que sugieren el beneficio de una dieta rica en verduras, granos enteros, nueces y aceite de oliva. Los investigadores del presente trabajo especulan de que los resultados de este trabajo pueden haber sido contrabalanceados con los de otros estudios cuyo resultado fue nulo.

Título original: Effects of nutritional supplements and dietary interventions on cardiovascular outcomes: an umbrella review and evidence map.

Referencia: Khan SU et al. Ann Intern Med. 2019;171:190-198.


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?

Su opinión nos interesa. Puede dejar su comentario, reflexión, pregunta o lo que desee aquí abajo. Será más que bienvenido.

*

Top