Revascularización híbrida o cirugía convencional, la historia todavía se está escribiendo

La revascularización híbrida parece tener resultados similares a la cirugía de revascularización miocárdica convencional a 5 años, aunque lo publicado hasta ahora parece ser insuficiente como para tener una respuesta definitiva.

revascularizacion incompleta en cirugia no cardiacaEste nuevo trabajo que será próximamente publicado en J Am Coll Cardiol Intv tiene resultados promisorios en pacientes seleccionados con enfermedad de múltiples vasos, pero habrá que esperar estudios randomizados con el suficiente poder estadístico para incorporar la revascularización híbrida a nuestro arsenal terapéutico.

 

Los resultados a un año del POL-MIDES (HYBRID) mostraron la factibilidad de la revascularización híbrida en 200 pacientes con lesión en la arteria descendente anterior y una lesión >70% en algún otro vaso epicárdico mayor. Todos los pacientes eran candidatos para cirugía o para angioplastia.


Lea también: Debemos hacer la mejor revascularización coronaria previo al TAVI.


Con esta nueva publicación llegan los resultados a 5 años que muestran una mortalidad similar entre la revascularización híbrida y la cirugía de revascularización miocárdica convencional (6.4% vs 9.2%; p=0.69), al igual que la tasa de infarto agudo de miocardio (4.3% vs 7.2%; p=0.30), la tasa de nueva revascularización (37.2% vs 45.4%; p=0.38), stroke (2.1% vs 4.1%; p=0.35) o eventos combinados (45.2% vs 45.4%; p=0.39).

 

Al estratificar los pacientes por tercilos de score de Syntax o por el riesgo en el EuroSCORE tampoco se observaron diferencias entre ambas estrategias.

 

La realidad es que la técnica requiere cierta curva de aprendizaje por parte de los cirujanos, curva que no todos están dispuestos a transitar, especialmente a la luz de la ausencia de diferencias significativas comparado a la cirugía convencional.


Lea también: La revascularización completa es beneficiosa en el IAM con shock cardiogénico.


A lo anterior se suman limitaciones logísticas como la ausencia de salas híbridas vs realizar el procedimiento en etapas, la cooperación entre el equipo de cirujanos e intervencionistas, el riesgo de sangrado dado la necesidad de agentes antiplaquetarios y anti-trombóticos y lo difícil al momento de hacer el balance de costo/efectividad. Con todo esto, el uso de revascularización híbrida continuará siendo bajo hasta que no surja evidencia más contundente.

 

Título original: Hybrid coronary revascularization in selected patients with multivessel disease – 5 year clinical outcomes of the prospective randomized pilot study.

Referencia: Tajstra M et al. J Am Coll Cardiol Intv 2018; Epub ahead of print.


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?








Su opinión nos interesa. Puede dejar su comentario, reflexión, pregunta o lo que desee aquí abajo. Será más que bienvenido.

*

Top