ESC 2021 | Injuria aguda y crónica por COVID-19 y su impacto en la mortalidad

En pacientes convalecientes de COVID-19, tanto la injuria miocárdica aguda como la crónica impacta en la sobrevida a 6 meses. Además, si bien el pico de riesgo se encuentra en el período más precoz, no se restringe a este y puede alcanzar varios meses más.

ESC 2021 | Injuria aguda y crónica por COVID-19 y su impacto en la mortalidad

Así lo expresó este trabajo presentado en las sesiones científicas del ESC 2021 y publicado simultáneamente en European Heart Journal – Quality of Care & Clinical Outcomes.

El grado de injuria miocárdica se basó en exámenes seriados de troponinas cardíacas entre las 48 y 72 horas del diagnóstico utilizando los criterios de la 4º Definición Universal de Infarto.

Es común monitorear las troponinas en pacientes hospitalizados (más allá del COVID-19) ya que han mostrado su valor pronóstico en pacientes críticos. Sobre esto hay mucha información en la literatura. Lo que aún faltaba era una evaluación sistemática de los diferentes patrones de elevación en un estudio a gran escala.

De esta forma, en este estudio se identificaron 7.815 pacientes admitidos en un centro de gran envergadura de la ciudad de Nueva York entre febrero y octubre de 2020. Todos ellos tenían diagnóstico confirmado de COVID-19. Del total, el análisis de troponina estuvo disponible en 4.695 casos (60%).

La injuria miocárdica fue caracterizada como crónica si la troponina se encontraba elevada en el primer registro y en los subsecuentes con una variación < 20%; se consideró aguda si los marcadores resultaban normales en el primer análisis y luego se elevaban al menos un 50% o si se producían elevaciones seriadas > 20%.

Lea también: ESC 2021 | Novedades de las nuevas guías de valvulopatías de la Sociedad Europea de Cardiología.

Basándose en estas definiciones, un 6.8% de la población evidenció injuria crónica, la cual se asoció a más insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca.

Por otro lado, casi un 25% de la población tuvo valores en el rango de injuria miocárdica aguda, la cual se asoció a taquipnea, hipotensión, desaturación de O2 y mayores niveles de marcadores de inflamación.

La mortalidad global fue del 23.6%. 

Cuando observamos a 6 meses los números de aquellos pacientes con troponinas normales, la mortalidad cae casi a la mitad (13%). Esto se explica por una tasa del 43% entre los que presentaron injuria crónica (HR 4.17; IC 95% 3.44 a 5.06) y del 47.3% para los que evolucionaron con injuria aguda (HR 4.72; IC 95% 4.15 a 5.36).

Lea también: ESC 2021 | STEP: Valores de tensión arterial en añosos: una discusión que no tiene fin.

Luego de excluir del análisis los primeros 30 días donde se ve el pico de eventos, los pacientes todavía continuaban con un riesgo de muerte hasta los 6 meses. 

Esto fue cierto para ambos patrones de injuria, con aproximadamente el triple de mortalidad que el grupo con troponinas normales.

Los resultados de este estudio son de especial importancia para los cardiólogos clínicos, ya que de ellos se desprende la necesidad de realizar un monitoreo más estrecho de estos pacientes una vez que son dados de alta del hospital

Aún con las limitaciones de ser un trabajo observacional y retrospectivo (con el consecuente riesgo de sobreestimar la prevalencia de injuria miocárdica), este es por ahora uno de los mejores trabajos que tenemos sobre el tema.

GDE Error: Error al recuperar el fichero. Si es necesario, desactiva la comprobación de errores (404:Not Found)

Título original: Types of myocardial injury and mid-term outcomes in patients with COVID-19.

Referencia: Annapoorna Kini et al. Eur Heart J Qual Care Clin Outcomes. 2021 Aug 30;qcab053. Online ahead of print. doi: 10.1093/ehjqcco/qcab053. 


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?

One Comment;

  1. Alexander B Parra Finol said:

    Dado que estamos ante una Enfermedad Inmunotrombotica, con un alto grado de riesgo de mortalidad. Considero que estos pacientes post COVID-19, deben recibir tratamiento preventivo con Statinas, Anticoagulantes y mantener vigilancia activa a 1 año. Con controles Ecocardiograficos y Holter cada 2 meses.

*

Top