TAVI directo vs predilatación ¿Tiene costos simplificar el procedimiento?

¿Tiene costos simplificar el TAVI? Al menos para los pacientes de bajo riesgo incluidos en el estudio PARTNER 3 la pregunta resultaría algo abstracta. La predilatación y el TAVI directo resultaron igual de seguros, aunque el segundo acortó el tiempo de procedimiento y no requirió más post dilatación. 

TAVI directo vs predilatación. ¿Tiene costos simplificar el procedimiento?

Ambas estrategias resultaron virtualmente idénticas en términos de eventos clínicos.

El uso de predilatación durante el implante valvular aórtico por catéter (TAVI) tiene una gran variabilidad entre los operadores, los centros, los dispositivos y los países. Parte de esta gran variabilidad se debe a la falta de información que confirme o descarte las ventajas del implante directo, dejando la estrategia a criterio del operador. Además, a esto hay que sumarle las distintas poblaciones que estamos tratando.

En el estudio PARTNER 3 se incluyeron 495 pacientes con estenosis aórtica severa y bajo riesgo quirúrgico que recibieron TAVI con la válvula Sapien 3. 

La predilatación o el implante directo fue dejado a criterio del operador. 

El punto final primario del estudio fue un combinado de muerte por cualquier causa, stroke o rehospitalización. Entre los puntos secundarios se encontró el perfil hemodinámico del dispositivo y la necesidad de post dilatación. Para comparar las poblaciones se utilizó propensity score.

Unos 286 pacientes recibieron predilatación (57.8%) y 209 (42.2%) recibieron válvulas mediante implantación directa. 


Lea también: Bifurcaciones: un largo camino de ida y vuelta.


El punto final primario a 30 días fue del 3.8 vs 4.8% (p=0.604) y a un año del 8.7% vs 8.1% (p=0.831) para predilatación e implante directo, respectivamente.

Evitar la predilatación ahorró unos 10 minutos de procedimiento (63.2 vs 51.4 minutos; p=0.001) sin impactar en la tasa de post dilatación (24.8% vs 18.8%; p=0.15).

Los resultados de este trabajo se replican en muchos otros.

Conclusión

Tanto la predilatación como el implante directo del TAVI resultan seguros en pacientes de bajo riesgo quirúrgico. El implante directo ahorra tiempo de procedimiento y no predispone a más necesidad de post dilatación.

Título original: Impact of Predilation During Transcatheter Aortic Valve Replacement: Insights From the PARTNER 3 Trial.

Referencia: Julien Ternacle et al. Circ Cardiovasc Interv. 2021 Jun 18, Online ahead of print. doi: 10.1161/CIRCINTERVENTIONS.120.010336. 


¿Le gustaría recibir un resumen semanal con los más recientes artículos científicos?

*

Top